¿Qué es el dengue?

El dengue es un virus que es transmitido por la picadura de las hembras de la especie de mosquitos Aedes Aegypti. Es una enfermedad similar a la gripe que afecta a la pequeña infancia, niños, personas jóvenes y adultas. Sus síntomas aparecen de 3 a 14 días (en promedio 7 días) después de la picadura infectiva. 

Síntomas: 

  • Fiebre elevada (40º C).
  • Dolor de cabeza muy intenso. 
  • Dolor detrás de los globos oculares.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Náuseas y vómitos.
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos. 
  • Salpullido 

Existen cuatro serotipos o formas diferentes del virus del dengue (DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4). Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo del cuál estuvo infectada. Sin embargo, la inmunidad cruzada a los otros serotipos es parcial y temporal. Esto significa que las infecciones posteriores y causadas por otros serotipos pueden aumentar el riesgo de padecer dengue grave. 

Se presetna en los climas tropicales y subtropicales de todo el planeta, sobre todo en las zonas urbanas y semiurbanas. 

El dengue grave (anteriormente conocido como dengue hemorrágico) es una complicación potencialmente mortal porque cursa con extravasación de plasma, acumulación de líquidos, dificultad respiratoria, hemorragias graves o falla orgánica. Fue identificado por primera vez en los años cincuenta del siglo pasado durante una epidemia de la enfermedad en Filipinas y Tailandia. 

Hoy en día, el dengue afecta a la mayor parte de los países de Asia y América Latina y se ha convertido en una de las causas principales de hospitalización y muerte en los niños y adultos de dichas regiones. 

No hay tratamiento específico contra el dengue ni el dengue grave, pero la detección oportuna y el acceso a la asistencia médica adecuada disminuyen las tasas de mortalidad por debajo del 1%. 

Fuente: https://www.who.int/topics/dengue/es/