Itagüí buscará ser un municipio libre de dengue, zika y chikungunya

Con una representación teatral para sensibilizar a los presentes y la liberación simbólica de mosquitos Aedes aegypti con Wolbachia en el parque principal de Itagüí (sur del Valle de Aburrá) este municipio se sumó al programa de control biológico del World Mosquito Program (WMP), operado por la Universidad de Antioquia.

Es así que la Alcaldía a través de la Secretaría de Salud implementará la iniciativa desde este mes, con el fin de intensificar su lucha contra el zika, chikungunya y dengue, las cuales son transmitidas por el insecto cuando ha picado previamente a una persona que tiene una de estas enfermedades tropicales.

“Itagüí es una ciudad hiperendémica, ha tenido cifras muy altas de morbilidad en dengue. Lo que queremos es impactar positivamente y no bajar la guardia”, aseveró el secretario de Salud municipal, Ómar Ramiro Ochoa Romero.

Precisamente, en los últimos 10 años se han incrementado los casos de dengue en esa población, al haberse registrado dos grandes brotes epidémicos. El primero fue en 2010, cuando se presentaron 3.475 casos; el segundo ocurrió en 2016, con 2.881.

Lo anterior significa que la tasa fue de 1.063 casos por 100.000 habitantes, siendo la más alta en toda el área metropolitana, pues superó a Medellín en casi 300 casos por cada 100.000 personas. En 2016 Itagüí fue la ciudad con mayor incidencia de dengue en el Valle de Aburrá.

Aunque la presentación oficial del proyecto fue este miércoles, se estima que se soltarán los Aedes aegypti desde el próximo mes de septiembre.

En principio la comunidad será informada y sensibilizada sobre el programa de manera que lo conozca y acepte voluntariamente las liberaciones de los zancudos, las cuales se efectuarán en instituciones educativas y puntos estratégicos de diferentes barrios de este municipio.

Además, se pretende que los estudiantes de colegios públicos se vinculen al programa con el aprendizaje del ciclo de vida del mosquito, la eliminación de los criaderos y hagan las descargas de los animalitos.

Iván Darío Vélez, director del programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales de la Universidad de Antioquia (PECET) y líder del WMP explicó que los animalitos portadores de la bacteria llamada Wolbachia, son incapaces de contagiar estos virus a la gente. “Esos mosquitos van saliendo, se aparean con los mosquitos locales que están en la casa y en el barrio donde vive el niño, y esa nueva generación va a salir con Wolbachia”.

Con el paso del tiempo los zancudos que portan la bacteria aumentan y permanecen de modo que no habrá necesidad de hacer nuevas expulsiones.

Es de anotar que esa bacteria está presente en el 60 por ciento de los insectos del mundo y es segura para las personas, los animales y el medio ambiente.

Debido a que a simple vista no se puede distinguir entre un mosquito con Wolbachia y uno que no la tiene, la Secretaría de Salud del municipio aconseja a la comunidad seguir con sus hábitos de protección ante las picaduras y de prevención frente a la eliminación de los criaderos.

Cabe recordar que en el populoso barrio París del municipio de Bello (norte del Valle de Aburrá) comenzó a implementarse el programa en 2015 con la expulsión de Aedes aegypti con la bacteria durante 20 semanas y desde entonces, cada semana se capturan algunos individuos, se llevan al laboratorio donde se analizan con el fin de ver qué porcentaje de Wolbachia tienen.

Si quieres conocer más, haz click aquí