En el 2020 Itagüí y Sabaneta siguen comprometidas con la lucha contra las enfermedades transmitidas por mosquitos

Desde el 2019 Itagüí y Sabaneta se comprometieron en intensificar sus acciones para proteger a la comunidad de las enfermedades transmitidas por mosquitos como el dengue, el Zika y el chikungunya. Con los nuevos gobiernos, el compromiso sigue firme y las liberaciones de mosquitos con Wolbachia avanzan con estrategias diferentes en cada ciudad. 

En Itagüí, a través de la Secretaría de Salud y Ambiente y de sus grupos organizados, se han abierto los espacios y medios de comunicación para la difusión del proyecto entre la comunidad Itagüiseña y para la entrega de Wolbicasas a los residentes. A la fecha se han instalado cerca de 20 mil Wolbicasas a lo largo y ancho del municipio, gracias a la participación voluntaria de la comunidad.

Con el apoyo de la Secretaría de Educación, se implementa la estrategia Wolbiamigos, a través de la cual se busca fortalecer los procesos pedagógicos, a través de prácticas interdisciplinarias, que permitan relacionar los aprendizajes con la vida cotidiana. Los estudiantes viven una verdadera experiencia  al conocer el ciclo de vida del mosquito, las formas de prevención y control y al realizar, ellos mismos, la liberación de mosquitos con Wolbachia. De esta manera, la escuela se convierte en el escenario dinamizador para la implementación de una nueva alternativa de prevención y control de una problemática de salud pública como el dengue en el municipio de Itagüí. 

En el 2019 se entregaron 1200 recipientes de liberación a los estudiantes de las 24 instituciones educativas de Itagüí. Actualmente, se lleva a cabo la segunda fase, que tendrá, además, como producto final, un concurso de cuento con el que se busca incentivar la creatividad y las competencias lecto-escritoras de los estudiantes.

En Sabaneta, de la mano de la Secretaría de Salud se han instalado 6 estaciones de liberación de mosquitos con Wolbachia en diferentes predios y lotes del municipio.

Estas estaciones de liberación, son grandes recipientes con tapa y orificios, donde se deposita agua, alimento y huevos de mosquitos con Wolbachia. Una vez los huevos entran en contacto con el agua, inician su ciclo de vida hasta llegar a la fase adulta.  Estos mosquitos salen volando a buscar alimento y a aparearse con los mosquitos que no tienen la Wolbachia y así transmitirla a las nuevas generaciones. De esta manera se espera reemplazar la población de mosquitos transmisores de enfermedades por mosquitos incapaces de hacerlo.

Gracias al apoyo y al alto nivel de responsabilidad social de las empresas e instituciones del municipio, actualmente, ha sido posible instalar estaciones de liberación de mosquitos con Wolbachia en el parqueadero Centerlog, Keracol, Vivero Municipal, Parqueadero Parkasol, Curtimbres 2 y en la Universidad San Martín. 

En ambos municipios se espera terminar el proceso de liberaciones en el mes de abril de 2020 y continuar el monitoreo del establecimiento de la Wolbachia por varios meses. Mientras duren las liberaciones será posible observar un aumento de los mosquitos en ambos municipios, pero una vez terminadas, en abril, las cantidades volverán a la normalidad.

Como a simple vista no es posible diferenciar un mosquito con Wolbachia de uno que no lo tiene, las autoridades de salud y el WMP insisten en que la comunidad en que siga protegiéndose de las picaduras y elimine las aguas estancadas para evitar la reproducción del mosquito.