A la vanguardia BCS en la prevención del dengue, Zika y chikungunya con el método Wolbachia.

El respaldo de diversos organismos regulatorios internacionales y de México hacia este modelo de control de enfermedades fue concluyente para traerlo a la entidad.

El aval de organismos regulatorios internacionales, CENAPRECE y COFEPRIS, fueron determinante para traer a Baja California Sur el método Wolbachia que fuera desarrollado por la Universidad de Monash, en Australia, para controlar el dengue, Zika y chikungunya que son transmitidas por el mosco Aedes Aaegypti, expresó el secretario del ramo en la entidad, Víctor George Flores durante rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el Director General del World Mosquito Program, Scott O´Neill.

En la visita que hizo a la ciudad de La Paz este catedrático australiano, quien fue el líder del equipo de investigadores que desarrolló esa tecnología, George Flores subrayó que el respaldo otorgado por los organismos regulatorios hacia este modelo biológico para evitar la transmisión de estos padecimientos fue concluyente para incorporarlo en las acciones estatales de prevención de la salud.

El funcionario estatal dijo que los resultados exitosos obtenidos por este método Wolbachia del World Mosquito Program que se está implementando en 11 países fueron también determinantes para sumarlo a las estrategias de control de vector que se aplican en la entidad (la abatización; lava, tapa, voltea y tira; fumigaciones), al indicar donde una vez implementado completamente, no se han observado más casos locales de dengue.

En este sentido el Director General del WMP, Professor Scott O´Neill explicó que este modelo no es una modificación genética del insecto, sino un esquema de control biológico, desarrollado hace más de una década en la Universidad de Monash, que introduce una bacteria llamada Wolbachia a los mosquitos Aedes aegypti, para ayudar a evitar que transmitan dengue, Zika y chikungunya a los humanos.

Esta bacteria, que está presente en el 60 por ciento de los insectos del planeta, como son las libélulas, mariposas o las moscas de la fruta, no daña a los humanos, dijo el Profesor O'Neill, al  explicar que tras años de investigación, tanto en laboratorio como en campo, es posible concluir que los mosquitos con Wolbachia son seguros para las personas, los animales y el medio ambiente.

Con el uso de esta tecnología, los mosquitos portadores de Wolbachia se liberan para aparearse con los moscos locales, transmitiendo la bacteria a las nuevas generaciones de insectos. Con el tiempo, el porcentaje de mosquitos que llevan Wolbachia aumenta y se mantiene alto, lo que reduce la capacidad de los mosquitos de transmitir estos virus a la comunidad, dijo el investigador australiano al expresar la satisfacción del WMP por participar en esta colaboración sin fines de lucro con las autoridades locales, para combatir estas enfermedades.

"Estamos muy contentos de trabajar con nuestros socios para proporcionar una solución a largo plazo a la carga del dengue en La Paz”, expresó el Professor O´Neill al agradecer, en nombre de todos quienes forman parte integral del World Mosquito Program, a Christy Walton, quien apoya al proyecto desde el Fondo Candeo, a través de la International Community Foundation.